Viñeta de El Petardo – @petardohuelva

Artículo el último mono – @_elultimomono

 

Hoy lo que vende es el vendedor, no el producto.

Ciudadanos y el PP, que de vender (humo) saben un rato, andan apostándolo todo al mercado de fichajes.

Aquello del “programa, programa, programa” de Anguita ya solo cabe en Dónde estabas entonces. Es como si escuchas el clac, clac de una máquina de escribir en medio de una redacción: será el tono de llamada de algún nostálgico. Ahora todos queremos un ordenador pero nadie quiere un programa. Para qué, si lo que vende es el vendedor, no el producto.

Ciudadanos y el PP, que de vender (humo) saben un rato, andan apostándolo todo al mercado de fichajes. Nada como un caramelo para que se distraiga la grada. Si luego sabe a rayos, haber votado susto. Por eso las portadas de la prensa seria (lo de la “prensa seria” también empieza a estar demodé) se parecen estos días al Marca en agosto.

En los mítines ya no hablan del programa electoral porque suena a coñazo y la gente ha venido aquí a jugar. Es como si les dices a los niños que hay de cenar pescado en vez de palitos de merluza. Para qué aburrir con políticas de vivienda o planes educativos pudiendo presentar a la última figura arrebatada al rival. ¿Qué es de cera? Sigue siendo una figura. Y si la envuelves en una bandera el personal ya se sale del pellejo.

Los buenos comerciales, y no me digan que Rivera o Casado no tienen toda la pinta, no solo deben dominar lo de mira la bolita, mira la bolita. Han de adaptarse a los nuevos tiempos. Uno ya no puede ir por ahí con la misma bolita todo el santo día. Hoy el truco, más que en las manos, está en las bolitas, por eso conviene renovarlas en cada sesión.

Como para venderle un crecepelo a un calvo le tienes que hablar de todo menos del pelo, no se extrañen si en la próxima campaña se llevan un balón al mitin.

 

Artículos relacionados en la-politica.com

La tierra es plana

Es el momento. Sal y Vota (II)

Tuits y posts