Tiempo de lectura: 5 minutos

– Nos pill√≥ completamente des… ¬Ņ ¬ŅDesprevenidos? ¬ŅDesinformados¬Ņ – No. Desmantelados. (Vi√Īeta de Artsenal)

 

Vi√Īeta de¬†Artsenal¬†‚Äst@ARTSENALJH

Art√≠culo de¬†Simone Renn¬†‚Äst@SimoneRenn

 

La campa√Īa para conseguir unos servicios cien por cien p√ļblicos, universales y de calidad invita a pintar corazones verdes en las RRSS, balcones, ventanas, centros de trabajo, hospitales, escuelas o medios de transporte.

Los servicios p√ļblicos garantizan derechos fundamentales como la educaci√≥n, la salud o la protecci√≥n social. Por eso cuando recortan servicios p√ļblicos, recortan nuestras vidas, nuestra dignidad.

 

Youtube. Pinto un corazón verde

La Plataforma #PlanDeChoqueSocial lanz√≥ el pasado jueves una campa√Īa para conseguir unos servicios cien por cien p√ļblicos, universales y de calidad que, bajo el lema #PintoUnCoraz√≥nVerde¬† apoyan m√°s de 400 organizaciones sociales y ambientales.

Personalidades como Antonio de la Torre, Aitana Sánchez Gijón, Natalie Pozas, Sergio Peris, Juan Diego Botto, Carlos Bardem, Fernando Tejero, Alberto San Juan, Bob Pop, Olga Rodríguez, Rozalen, Amparo Sánchez o Nacho Vegas ya le han dado su respaldo.

Para visibilizar el respaldo de la ciudadan√≠a “a unos servicios 100% p√ļblicos, universales y de calidad”, y al aumento de su financiaci√≥n, los firmantes animan a colgar un coraz√≥n verde ūüíö en sus balcones, ventanas, centros de trabajo, hospitales, escuelas o medios de transporte y en sus RRSS. En este enlace puedes crearte tu avatar con el coraz√≥n verde: http://www.plandechoquesocial.org/marco_PdC.html

Manifiesto por los servicios p√ļblicos

Los servicios p√ļblicos est√°n a nuestro lado desde que nacemos y nos acompa√Īan en toda nuestra vida. Garantizan derechos fundamentales como la educaci√≥n, la salud o la protecci√≥n social. Por eso cuando recortan servicios p√ļblicos, recortan nuestras vidas, nuestra dignidad. Por eso cuando privatizan servicios p√ļblicos, venden parte de nuestras vidas y nuestra dignidad para que alguien haga negocio a costa de todas. Por eso cuando hay gente que queda excluida de los servicios p√ļblicos nuestra sociedad es m√°s injusta.

Una sociedad que invierte en servicios es m√°s democr√°tica, est√° m√°s cohesionada y preparada para afrontar dificultades. Por eso la educaci√≥n, la sanidad, las pensiones, los sociales, el transporte p√ļblico, el agua, las telecomunicaciones tienen que llegar todas las familias, a todos los √°mbitos.

En la actualidad esto no es as√≠. Los servicios p√ļblicos est√°n infradotados, son insuficientes, excluyen procesos necesarios y no alcanzan a todos los territorios, dejando especialmente desabastecido el medio rural. La privatizaci√≥n que han sufrido muchos de estos servicios han supuesto una p√©rdida de calidad y un aumento de las contrataciones precarias mientras que han enriquecido a las empresas que los gestionan.

Espa√Īa est√° por debajo de la media de la UE en gasto sanitario (-1,1%), educativo (-0,7%), de protecci√≥n social (-1%), de vivienda (-0,1) o de servicios p√ļblicos generales (-0,2%). Otros gastos necesarios, como los de la lucha contra la violencia machista o la pobreza infantil siguen estando lejos de lo necesario para abordar estos problemas.

En el caso de la sanidad, entre 2010 y 2017, el Estado espa√Īol perdi√≥ m√°s de 12000 camas de hospitales a pesar del aumento de la poblaci√≥n. En la actualidad tenemos 243 camas/100000 habitantes, siendo el vigesimoquinto pa√≠s de la UE-28, cuya media es de 372 camas/1000000 habitantes. El personal enfermer√≠a se sit√ļa en 574/100000 habitantes en el puesto 18 de los 23 pa√≠ses con datos de la UE, cuya media es de 850/100000 habitantes. En el informe ‚ÄėState of Health in the UE. Espa√Īa. Perfil sanitario nacional 2019‚Äô, la Comisi√≥n Europea advierte que una importante parte de los profesionales sanitarios tienen contratos temporales, lo que aumenta la tasa de rotaci√≥n del personal. Adem√°s, los conciertos p√ļblico-privados han derivado parte del gasto sanitario a beneficios empresariales. En la Comunidad de Madrid, una de las regiones m√°s privatizadas (donde la crisis de la COVID-19 ha sido m√°s aguda), se han construido siete hospitales de concesi√≥n privada, con sobrecostes calculados en 3500 millones ‚ā¨, pero en total disminuy√≥ el n√ļmero de camas.

Por desgracia la crisis de la COVID-19 ha mostrado que no se puede atender una emergencia en condiciones porque los servicios p√ļblicos, que ya estaban desbordados, no est√°n preparados. La infradotaci√≥n de hospitales y de residencias de mayores, el poco personal sanitario, la falta de camas, las pocas ayudas a la dependencia (con m√°s de 425.000 personas en lista de espera) o la precariedad de los servicios sociales (con recortes de 2.200 millones euros en 2013) han dificultado la actuaci√≥n ante una emergencia ya no solo sanitaria, sino social y alimentaria, en el que se prev√© pasar de 6 millones de personas atendidas en Servicios Sociales a m√°s de 10 millones antes de acabar el a√Īo. El personal sanitario ha trabajado con una falta de seguridad absoluta. Esto no es de recibo cuando da la cara d√≠a a d√≠a tratando de salvar el m√°ximo de vidas. La pandemia est√° siendo especialmente cruda en las residencias de mayores, un sector altamente privatizado (en torno al 85% son residencias privadas y cada vez m√°s est√°n en manos de fondos de inversi√≥n) en el que se lleva a√Īos denunciando el mal estado de las instalaciones y la situaci√≥n del personal, escaso, saturado y mal remunerado. De hecho, la Fiscal√≠a investiga a 38 residencias de Espa√Īa, 19 de ellas en Madrid, donde se ha producido la mayor mortandad (en torno al 70% de las muertes por COVID-19 de la regi√≥n).

Queremos medidas de choque urgentes que aseguren la mejor atenci√≥n para las personas que necesitan estos servicios, muchas de las cuales se han quedado excluidas (como por ejemplo el alumnado sin acceso a internet). Queremos la protecci√≥n adecuada de quienes est√°n en primera l√≠nea, de quienes nos han mantenido como sociedad, los denominados ¬ęservicios esenciales¬Ľ, especialmente el personal sanitario y de las residencias: demandamos recursos de protecci√≥n individual y colectiva no defectuosos, test diagn√≥sticos efectivos para personas trabajadoras y medios adaptados a las condiciones de crisis.

Queremos adem√°s la reversi√≥n de las privatizaciones y el aumento de la inversi√≥n para que los servicios p√ļblicos sean universales y de calidad, garanticen condicione laborales dignas y fomenten una sociedad m√°s justa socialmente y sostenible ambientalmente. De esta crisis solo podemos salir si reforzamos los servicios p√ļblicos, por eso rechazamos los recortes y los planes de austeridad impuestos por la UE que llevamos sufriendo una d√©cada y que tanto estamos padeciendo ahora. Apostamos por la ampliaci√≥n de lo p√ļblico en √°mbitos como la investigaci√≥n, la vivienda, la banca, la energ√≠a renovable o las infraestructuras agroalimentarias, para asegurar que la recuperaci√≥n econ√≥mica favorece a la ciudadan√≠a.

Por un futuro que cambie el presente,
Por un futuro para nuestras vidas con dignidad para todas,
Los servicios p√ļblicos son vida y dignidad.

Pinta un corazón verde.

Un plan de choque social que ponga la vida en el centro.

Adhesiones

Puedes adherirte al manifiesto en: http://www.plandechoquesocial.org/adhesiones/

Ver m√°s

eldiario.es¬†#PintoUnCoraz√≥nVerde: centenares de organizaciones reclaman “unos servicios 100% p√ļblicos, universales y de calidad” como respuesta a la COVID-19 7-05-2020

elsaltodiario.com M√°s de 400 organizaciones reivindican unos servicios 100% p√ļblicos, universales y de calidad 07-05-2020

elconfidencial.com La interinidad de los médicos amenaza la viabilidad de los servicios de Urgencias 11-05-2020

 

**Sobre derechos de reproducci√≥n de las vi√Īetas y el texto del art√≠culo.