Viñeta Eneko – @EnekoHumor

Artículo de Caracola – @carolacaracola5

 

Me gustaría escribir un artículo sobre lo que está pasando en España con Twitter pero no puedo. No puedo porque ni acabo de entender lo que está pasando ni tengo datos objetivos.  Todo son noticias inexplicables, misteriosas, contradictorias y difíciles de entender de lo que les va pasando a las compañeras y a los compañeros y toda esta extrañeza levanta más desconfianzas que certezas.

Ese es el problema, el ambiente de desconfianza genera tal hastío e impotencia que al que no lo echan acaba abandonando. Tal vez de eso se trate. De quemarnos.

He perdido a grandes compañeros, grandes tuiteros porque les han suspendido la cuenta o porque decidieron emigrar a otras redes sociales cansados de reportes inexplicables que traían como consecuencia cierres temporales de sus cuentas.

Entiendo y comparto que debe haber unas normas y ciertos límites, que nadie se debe sentir amenazado ni acosado, que no se deben difundir datos personales de terceras personas y que todo esto debe estar controlado. Lo que no entiendo es que estas normas lógicas se usen para reportes injustificados con la finalidad de atacar a cuentas de ideología distinta convirtiendo un control lógico en una vía de ataques políticos para amordazar al contrario y lo que menos entiendo es que Twitter entre en “estos juegos” en los que se utilizan sus normas para lo que no son. El primer fallo de Twitter es no discriminar lo que es ir a por una cuenta rival de lo que es un reporte justificado.

Se han dado casos de reportes basados en motivos falsos que generaron cierres de cuentas, en consecuencia injustos, y que igual que la persona afectada pudo demostrar públicamente la falsedad del reporte, hubiese sido también fácil para Twitter haberlo comprobado.

Igualmente, es difícil de entender que una compañera sufra un bloqueo temporal de su cuenta y se le “invite” a retirar un tuit publicado hace cuatro años y que acaba de ser reportado por acoso. Igual que no es fácilmente aceptable que se apliquen normas con efectos retroactivos.

Paralelamente a estas situaciones injustas que no reciben explicación por parte de Twitter o reciben una justificación parca que no ofrece satisfacción a la persona sancionada, todos hemos visto contenidos en Twitter que infringían claramente normas (ofensas, incitación al odio, pederastia, alteración del funcionamiento de la cuenta…) que han soportado masivos reportes y no se han sancionado o han tardado días en serlo manteniendo a la vista el contenido sancionable durante esa demora.

Todos hemos visto en Twitter escenas de decapitaciones, maltrato animal, agresiones que no deberían estar publicadas. Yo misma he visto en Twitter, publicado desde el extranjero, el accidente de tráfico en el que fallecieron varias personas de mi familia (conservo ese tuit). Pero luego hemos visto cerrar cuentas por motivos que nadie ha podido entender o que carecían de suficiente justificación.

Como ya dije, creo que está bien que existan normas de convivencia y que todos las respetemos para crear un ambiente agradable y seguro, así como también está bien que tengamos la oportunidad de denunciar lo que nos agrede. Pero todo esto se conseguirá si es la misma organización de Twitter quien hace respetar tanto sus normas como el uso correcto de ellas. No es correcto usar las normas como instrumento de venganza y que Twitter sea parte de ese juego sucio. Eso no es respetar ni hacer respetar las normas que nos rigen a la comunidad de tuiteras y tuiteros. Y si Twitter mantiene ese juego, entonces tendremos que creer que realmente existe una persecución ideológica y parcial.

Es grave y levanta desconfianza la falta de comprensión de las sanciones. Si uno es sancionado, lo primero para que la sanción sea eficaz es entender con claridad el motivo de la sanción. A mí me han hecho retirar, alegando derechos de autor, un vídeo de los que han tuiteado cientos de tuiteras y tuiteros y se sigue tuiteando. Si yo no lo puedo tuitear, supongo que no lo podrá tuitear nadie, pero no es así, se tuiteó antes y se sigue tuiteando. Me han cerrado la cuenta temporalmente —por poco tiempo—, alegando “actividad inusual” sin explicarme qué actividad inusual había tenido mi cuenta, lo que yo podría interpretar como “te la cierro porque me da la gana”, o si desconozco qué actividad mía califica Twitter como “actividad inusual” es muy probable que vuelva a cometer el mismo “error”, acumulando sanciones y causando una mayor.

Toda esta situación nada clara hace que la aplicación de normas y sus correspondientes sanciones o no sanciones parezcan provenir de un azar arbitrario que genera confusión, desconfianza y malestar. Todo acaba siendo sospechoso, dudoso y sobre todo incómodo.

La situación genera tal desconcierto que en una red social a la que uno llega para expresarse con libertad ya funciona la autocensura (Cuidado con lo que dices. Cuidado con lo que digo. ¿Me reportarán por esto?), el ambiente se hace agresivo y Twitter se percibe como un medio hostil en el que funciona una misteriosa censura más controlada por cuentas rivales que por el propio Twitter. El gran error de Twitter es precisamente no controlar esta situación y permitir que la aplicación de sus normas se perciba como algo aleatorio, incierto y como instrumento de venganza entre tuiteros. Y no ayuda a generar confianza que mientras que se bloquean o suspenden cuentas, existan otras que “presumen” abiertamente de ser las causantes de la sanción de otros y que cuanto más grande es la cuenta sancionada, más es el triunfo que se expresa, repito, abiertamente.

Sé que me dejo en el tintero muchas cosas (caídas de retuits, de seguidores, inexplicables movimientos de hashtag, incómodas actualizaciones que vienen más a obstaculizar que a optimizar…), pero ya desde un principio dije que no tengo datos objetivos para bajar a lo concreto, precisamente porque de este asunto que comento, lo único objetivo que se puede decir es que todo es confuso, inconcreto, turbio y que esta situación crea un ambiente de crispación e incomodidad.

Me consta además que lo que ocurre en este país no ocurre en otros en los que se tuitea con mayor libertad, menor presión y sensación de amenaza. Supongo que en parte se debe a las normas de Twitter y su aplicación tienen cierta dependencia con la legislación de cada país y eso tal vez nos llevaría a pensar en la ley mordaza y, una vez más, en la calidad democrática de nuestro país. Yo, ahí lo dejo.

Ver más

ElDiario.es: Twitter censura a una artista gráfica por dibujar un pene y este es su vídeo de respuesta 04-02-2019

Público.es: ¿Qué hay detrás de la denuncia de censura en Twitter a los perfiles de izquierdas? – 15-02-2018

Xakata.com: Mastodon, así es la alternativa a Twitter que evita la censura gracias a la descentralización

Le VPN: ¿Qué Países Practican la Censura de Twitter y Por Qué? 12-11-2018

El Confidencial: Censura en Twitter  16-11-2018

Hipertextual: El día que cometí siete delitos en cinco tuits 27-07- 2015

RTVE: El polémico bloqueo de Twitter país por país 27-01-2012

Artículos relacionados en la-politica.com

¿Capa Twitter los resultados del HT #ApoyoMilitaresyGCDemócratas?

Tuits y posts