Artículo y viñeta Ramón Nzé Esono, JamónyQueso – Instagram @jamonyqueso89

Guinea Ecuatorial obtuvo su independencia respecto a España el 12 de octubre de 1968 y es para muchos de nosotr@s una gran desconocida que iremos descubriendo con el dibujante ecuatoguineano de Mikomeseng, Ramón Nzé Esono, que a pesar de haber estado preso en su país, Guinea Ecuatorial, por sus ideas, lo sigue amando profundamente. 

Según Human Rights: Desde 1968, el año en que Guinea Ecuatorial obtuvo su independencia del gobierno colonial español, el país ha sido dirigido por una sucesión de dictaduras represivas. Hasta mediados de la década de 1990, fue uno de los países más cerrados del mundo; en general, el pequeño comentario internacional que atrajo fue su lamentable historial de derechos humanos.

Todo cambió cuando se descubrieron importantes reservas de petróleo frente a las costas del país en 1995. Como uno de los puntos críticos de petróleo más nuevos del mundo, Guinea Ecuatorial atrae la atención mundial como una valiosa fuente de recursos naturales. Después de un sangriento golpe de estado el 3 de agosto de 1979, Guinea Ecuatorial ha estado bajo el control del presidente Teodoro Obiang Nguema Mbasogo durante unos 30 años, quien, junto con su familia y asociados cercanos, mantiene un control casi absoluto sobre la vida económica y política del país.

Conoceremos lo que sucede en Guinea Ecuatorial y su visión de lo que acontece también en España a través de sus dibujos y sus #CartasLocasEsono.

¿Se quita lo que se da?

Ramón Nzé Esono nos da su opinión sobre el hecho de que Rita Bosaho, una bubi ecuatoguineana, nacionalizada española, se encuentre al frente de la Dirección General de Igualdad de España.

¿Este hecho ayudará a la desclasificación por parte del Gobierno de “materia reservada” de documentos sobre Guinea Ecuatorial?

O mejor formulada, ¿lo que se ha logrado con sudor, y aveces sangre y lágrimas, se puede perder?

¿Se puede, por ejemplo, regalar la libertad? ¿Los DDHH son simples cuestiones burocráticas en los despachos institucionales en occidente? ¿O son, esos DDHH un argumento político para débiles, como sería definido el “Cambio Climático” en boca de Trump o Smith?

Todas estas preguntas vienen a que se supone que “Santa Rita Rita…”

Una mujer bubi, de Guinea Ecuatorial, española, ha accedido a un cargo de alta gestión en el nuevo organigrama de gestión de poder que han diseñado el conjunto de españoles y españolas con sus votos para mejorar los “desastrosos años de ingobernabilidad pasados” propiciados por temas como la corrupción institucional, el auge del feminismo, el 15M, el pequeño Nicolás y el Comisario Millonario. Entre otros nombres.

Esa mujer, como ya dije en otra publicación, no alcanzó ese puesto por tener el color de piel que tiene. Ni por tener los atributos sexuales de una mujer echa y derecha. Ni porque alguien quisiera regalarle nada por adulación o “servicialismo enfermizo”.

Es bueno recordar que esa chica esta donde está a día de hoy en “ese país de blancos” porque una cosa que ahora no vamos a dudar, es que hace uso, como toda persona dispuesta a prestar servicios sinceros a la sociedad, de su cerebro. Al menos de una forma mucho más sensible que la del “negro de VOX en Catalunya”.

Según hemos leído por allí, resulta que el puesto “dedicado a personas racializadas” había caído en “una mujer no racializada” (salvo en el game universal del patriarcado).

Esa mujer blanca como la nieve del verdadero rostro del Rey Baltasar en una Cabalgata en el Palacio del Pardo en 1945, decidió por lógica contemporánea desviar ese cargo. Esgrimió que ella dentro del sentido común de la realidad imperante, no debía de ocupar ese puesto que pensaba que sería más acorde a una de las muchas personas que sí son racializadas, pero cualificadas, formadas, con experiencia y responsables, en el Reino del Rey Felipe VI.

Así fue como el cargo que bien puede ser una carga, fue endosado a Rita.

Así fue, también, como la muchacha de Batete hizo historia en el Reino que ha visto como el bipartidismo se hace añicos.

Todo esto ustedes ya lo saben. No quiero aburrirles. Que al final estas páginas son de humor. Humor tristemente real cuando va de las locuras de los regímenes mundiales. Pero humor.

Hagamos pues algo de humor político con la historia de la chica bubi.

Hace años que mujeres de Guinea Ecuatorial van y vienen a España en busca de mejorar sus condiciones individuales (como personas con sus derechos), y como partes de colectivos bastante bien estructurados (familias amplias en donde todos los miembros a veces dependen de la destreza de la mujer en campos abiertos del planeta).

Las ecuatoguineanas, ya sean como hubiesen sido, y son, conocen España muy bien. La Madre de Rita, por ejemplo, pudo haber sido la madre de Lucía Asue Mbomio, la de Desiré Ndjambo, la de Concha Buika, la de Bisila Bokoko, la de Guillermina Mekuy, la de todas esas y aquellas que no tienen nombre sonado en España. O que me suene a mi al escribir esto.

Esas mujeres, algunas con sus hombres, lograron crear lo que con Rita debió darse desde hace años. Pero ha llegado ahora. Y creemos que es de puro sentido común “hacernos al frente con la noticia”.

Pregunta, ¿por qué se suele decir que en España se sabe poco de Guinea Ecuatorial?

Las razones son miles para una respuesta sincera. Pero la más esgrimida es el tema de la “Materia Reservada” que en alguna ocasión se suele exponer en España, al hablar en prensa para españoles de ese país antigua colonia española.

La “Materia Reservada” (MR) simplemente hizo el trabajo que propicia que a día de hoy en España “se celebre” el acceso al poder de alguien “no blanco”. Como si España fuese “blanca”. Y no multicolor para ser incluso más que Francia y Holanda en “multiculturalidad histórica visible”.

Esa misma MR propició que la cultura de Guinea Ecuatorial como nación nueva con gente creativa en su interior, acabase por convertir al ecuatoguineano en una persona incapaz de apreciar la esencia misma de la importancia del arte para mejorar la vida de los demás en la sociedad. Pues el país cuenta con 5 etnias diferentes que tienen formas diferentes de expresarse. De comunicarse en distancias cortas. De conectar con el mundo y no ser solo “un bidón de petróleo por persona”.

Los españoles en el fondo no necesitaban que los ecuatoguineanos les invadiesen el Reino a base de mostrar su cultura en las calles y antros del mismo para ser aceptados como “colonizados por vosotros”. Necesitaban hacerse una reflexión sobre si el racismo es cosa exclusiva de “europeos”. Dar con respuestas así por razones de mantener tapadas vidas de gente que compartieron y comparten tu cultura, no estarás creando gente que no quiere saber nada de ti. Ni de dónde vienes. Racismo invertido. Mentes dominantes y vengativas. Una vez España decidió que el racismo no le lleva a ningún lado, entonces abonó el terreno que ha permitido a Rita hacer historia por partida doble.

Pero los tiempos han cambiado. España ha cambiado. Guinea Ecuatorial está camino de cambiar. Por eso el “alto cargo de Rita”, claramente dedicado al tema de la gente que venimos de fuera para integrarnos, o ya llevamos años integrados pero claro, en el Reino, cobra especial relevancia para nosotros.

Nosotros somos gente de la República de Guinea Ecuatorial que debemos aprender a ofrecerle a España nuestro rostro más creativo de cara a que seamos nosotros, y no el silencio de sus instituciones quienes nos presenten al conjunto de españoles y españolas que “no nos conocían como hablantes de castellano en África”. Y eso implica que si en España otras naciones en África tenían espacios oficiales y físicos que les representaban, nosotros también deberemos esforzarnos en que en España propiciemos que tengamos algo así. Además, un senegalés o un maliense, o un beninense, o un sudanés, se presume que no llegan a España escapando de regímenes dictatoriales. Los ecuatoguineanos sí. Aunque lleguen desde Barajas-Adolfo Suarez. Más razón, amén de la de hablar el mejor castellano de toda la comunidad hispanohablante del planeta, fruto de ser también de los últimos en pirarnos del Reino de Franco, para que nuestra integración en España sea mejor ofertada que cómo está ahora gracias a “trampas como el RM”.

La sociedad de ecuatoguineanos residentes en España debería haberse constituido hace muchos años para ayudar a regular las relaciones entre ambos países. Pero por muchas razones que no son solo culpa de España, no se ha podido ver absolutamente nada en ese sentido creador o cocreado por españoles y nosotros.

En España no hemos tenido la oportunidad de gozar de un Centro, un espacio, un ateneo, algo representativo que explique la migración ecuatoguineana con rigor, con respeto, con seriedad hacia España y su contribución cultural, económico y demás… Tocando la historia que nuestros hijos e hijas que no saben de donde provienen sus padres. Que las niñas de abuelas y madres bubis, padres bubis, sepan dónde queda Batete en la persona de Rita, es para nosotros algo que va más allá de sentirnos mejor representados por Rita en el Gobierno español, que cualquiera llamado Mamadou Koulibaly, por ejemplo. Que por razones de colonialismo mental férreo, siempre dará prioridad a los francohablantes allá en el punto del mundo fuera de África donde los encuentre.

El cargo de carga que ostentará la chica bubi de Podemos e Izquierda Unida, acompañados por el PSOE, es un cargo, como ya vimos, que podría gestionar perfectamente una española.

Porque al final se trata de Derechos Humanos. Y gestionarlos no debería, explícitamente, conllevar la idea de que sea alguien de un cierto tipo de pigmentación de piel. Pero bueno, las cosas han salido como están ahora. Y Rita es bubi. Y los bubis solo los encuentras en su última versión cultural y étnica tradicional, en la Isla de Bioko.

La Historia de los bubis y España es una cosa. La historia contada por España sobre las relaciones entre bubis y fangs, para cualquiera con cerebro, y algo de más razonamiento que un racista, son cuentos coloniales para hacer aquel entonces que la metrópoli compre el cuento de “unos negros salvajes se comen a otros negros que son más propensos a ser civilizados”.

Así el bubi en boca de cualquier español sin información de estudio riguroso acaba por aparecer como víctima del fang.

Jamás del colono español. Tampoco de las políticas españolas desde 1968 hasta ahora mismo que usted lee esto (y los siguientes minutos hasta pasado mañana…). El mix de pueblos, culturas, razas, etnias, y demás cosas basadas en las creencias y educación en la personalidad de cada negro que estuvo implicado a fuerza por el régimen español colonial, lleva a que los que son de Guinea Ecuatorial de hoy vean en lo de Rita “un logro”. Para otros tantos “cosa de españoles”. Para otros significativos “un premio a la negra por su trabajo”. Para nosotros es lo que es: una responsabilidad hispanoguineana.

Es vital para nosotros saber que Rita es ahora una africana de Europa, que puede no tener las manos tan largas como para forzar el tema de las revisiones de relaciones bilaterales entre el nuevo ejecutivo de coalición progresista que defiende con ese cargo, y la República de Guinea Ecuatorial cuyo régimen surgió del franquismo más rancio que queda en el planeta con PODER ABSOLUTO. Y el más negro.

Rita no debe pretender al leer esto que queremos que ella haga lo que no haría ninguna española por los ecuatoguineanos.

Es vital porque nosotros somos propensos a ser migrantes en España. Y muchas veces podemos estar bien, y otras no tan bien. Jamás pedimos ninguna ventaja sobre los demás racializados en el Reino. Pero como parte de una nación existente, y cuyas políticas internacionales y relaciones bilaterales, amén de los derechos humanos tan importantes para mejorar relaciones, pensamos que con Rita podemos creer en los ejemplos para resolver nuestros campos de acción “fin de la dictadura de Obiang”.

Y apostamos porque España nos permita demostrar que pese a ser los más pequeños de los africanos llegados a la península a convivir con los “blancos”, ha sido una bubi, y no una ruandesa, mozambiwueña, tchadiensa, camerunesa, marroquí, saharawi, etc, etc, la que ha alcanzado un puesto digno para darles voz a todas ellas y a todos ellos, para esta legislatura. Lo que nos hace sentirnos orgullosos como pequeña nación que alberga al pueblo bubi. Y que necesita corregir el curso de su actual historia para adaptarla a los tiempos nuevos y convulsos en la vida hispanohablante del planeta.

Rita no hizo nada de otro mundo. Como española que es, le ha tocado lidiarla con la gestión de las cosas de España.

Pero está metida ahora en algo de otro planeta diferente al que estaba hace 10 años atrás. Y es el tiempo el que ha decidido también que le toque ahora. Ella ha Podido ahora.

Nosotros llevamos intentando poder hace 50 años.

Y si algo se aprende de los que pueden, es que pudieron porque se lo tomaron demasiado en serio.

No por ser negros, blancos o amarillos…

¿Se puede, por ejemplo, conseguir que a través del departamento de Rita, la comunidad ecuatoguineana que pueda constituirse, sobre todo la exiliada, tenga una radio, o una publicación de papel, o un canal de YouTube ligado a los cambios en España, para contar nosotros mismos al mundo nuestra vida lejos de la férrea OBJECIÓN ENFERMIZA que sufrimos gracias al régimen dictatorial de Obiang, que está muy bien arraigado en las instituciones poderosas del poder político español?.

A saber…

En fin. Usted, español, española, Rita ha vuelto!

Olvídense de la carta loca. El dibujo es más descriptivo.

Ah!, resolviendo el título de la locura de carta que ha leído usted, la respuesta es: si VOX comenzó su reconquista de España en el parlamento. Entonces los migrantes ecuatoguineanos vamos a ver si VOX podrá quitarnos nuestra incursión en las instituciones constitucionales dentro del Reinado de España. Si VOX ganase alguna vez, Rita ya habría sembrado la semilla de nuestra presencia por siempre en las instituciones españolas. Solo para joder a los verdes… somos capaces de convertir La Roja en la FFF.

Viñeta

Viñeta de JamónYQueso

Rita Bosaho. Viñeta de JamónYQueso

Ver más

Wikipedia Rita Bosaho@RitaBosaho

Licenciada en Historia por la Universidad de Alicante, tiene un máster en Identidades e Integración en la Europa Contemporánea y desarrolla su tesis doctoral sobre el impacto de la colonización europea en África. Tiene más de veinte años de experiencia laboral en la sanidad pública y participa de manera regular en diversas organizaciones sociales alicantinas.

Militante de Podemos, fue electa diputada para la XI legislatura en el Congreso de los Diputados por la circunscripción de Alicante4​ convirtiéndose en la primera persona negra que ocupó un escaño en el Congreso de Diputados.

eldiario.es Rita Bosaho, directora general de Igualdad tras la renuncia de Alba González 16-01-2020