Tiempo de lectura: 3 minutos
VERDAD. MENTIRA, MENTIRA, MENTIRA, MENTIRA, MENTIRA, MENTIRA... (Viñeta de Lex)

VERDAD. MENTIRA, MENTIRA, MENTIRA, MENTIRA, MENTIRA, MENTIRA…

 

Viñeta de Lex – @LLexadas

Artículo Francisca García Algarra – @yott17

 

Pragmatismo poético

Engañar y engañarse, debilita, nos hace extraños de nosotros mismos, divide y nos vence sumidos en la soledad de un yo que nos abandona para buscar fuera lo que tenemos dentro.

Las consecuencias poseen su primer latido en las causas.

En puridad, hay muchas formas de hacer las cosas, pero la diferencia siempre pervive en el resultado.

Es decir, es en la lectura de las consecuencias que producen las estrategias o la improvisación reactiva, donde es veraz y realista medir la eficacia de las voluntades.

Más allá, en el lado opuesto de la retórica, nos definen con prolija fidelidad los actos.

El acto es el cincel que modela con exactitud nuestros perfiles, como vértices indiscretos o cual aristas tangenciales de la verdad.

Evocador de la certidumbre.

Los pensamientos son, sin embargo, frutos inmaduros y encarcelados de la contingencia y emergen bajo el mandato de las circunstancias provisionales.

Testigos mudos de lo que no se hace, pero se perpetra.

Por mucho que pensemos, la realidad sólo podemos modificarla con los actos, y son ellos los responsables en el tiempo de cuantos cambios se han producido a lo largo de la historia humana.

Es por eso que las “buenas intenciones” suelen ser el mentidero de la pasividad siempre sumisa o su autoengaño, que vienen a resultar equidistantes.

Indefectiblemente, también la palabra mata tanto como cura.

Apaga y enciende los hechos.

La mentira es una bestia hambrienta que todo lo devora, incluso a sí misma.

La naturaleza de la falacia es manipuladora y evitativa, siempre nace del miedo a la confrontación y, en ocasiones, cuando se convierte en compulsiva, desconoce hasta la verdad que oculta.

Mentir es arrojarse al pozo oscuro de la inconsciencia, pintar de negro los espejos, suicidarse un poco más cada instante.

La mentira es lo contrario a la luz, al despertar, a integrar partes enajenadas de uno mismo.

El engaño quiere trampear con la muerte, mas obra a favor de ella.

Es enemigo de la esperanza y de la carne, del amor y la dicha.

Engañar y engañarse, debilita, nos hace extraños de nosotros mismos, divide y nos vence sumidos en la soledad de un yo que nos abandona para buscar fuera lo que tenemos dentro.

Si la vida es una batalla, mentir es la daga afilada y certera, el puñal reluciente que no vemos clavado en nuestra espalda.

Artículos relacionados en LA-POLITICA.COM

Véndeme tu corazón

Vehemente devenir

Mujeres maduras

Meditaciones

El virus de la soledad

 

Libros

BAHIA DE UN CUERPO - FRANCISCA GARCIA ALGARRA - 3Bahía de un cuerpo

Francisca García Algarra.

En las templadas orillas de los cuerpos, de cada cuerpo, tienen su morada los deseos.

Es un espacio invisible y luminoso, donde se despierta de un sueño; donde el propio sueño es el único camino para llegar hasta él.

Un cuerpo se olvida en otro, por ello no existe mayor esperanza que la de olvidar.

Cuerpos anhelados, distantes, indiferentes; anudando día tras día su núbil consistencia, su momentánea eternidad.

Sueñan la verdad que más tarde no recuerdan.

La vida entera agotarán después buscándola.

Conscientes en ocasiones de su inconsciencia, repetirán una y otra vez los signos que les devuelvan al primer hechizo, el don de ser.

Somos el cuerpo que pensamos, y el que sin pensar, en la ráfaga de un instante dejamos de ser.

La única guarida que nos cobija, el único abandono que podemos evitar.

El tiempo procede de un cuerpo, y en él se agota.

Allí, donde el corazón tiembla, llora y ríe; fin y principio de su provisionalidad.

 

Si te gustan los artículos de Francisca G. Algarra, seguro que te encantará su libro 😉

Puedes comprar el libro enviando un email a: 62fga62ARROBAgmail.com

 

**Sobre derechos de reproducción de las viñetas y el texto del artículo.