Viñeta de Lope – @lopehumor

Artículo Simone Renn – @SimoneRenn

 

El perverso uso del Big Data por la ultraderecha detrás de la tormenta del Brexit.

Decidir cómo implementar el límite entre Irlanda del Norte, perteneciente al Reino Unido, y la República de Irlanda, el gran obstáculo para llegar a un acuerdo de divorcio amistoso entre UK y la UE.

Según muchos en el Reino Unido están sufriendo su mayor crisis política desde la Segunda Guerra Mundial y todo debido al Brexit.

Ante la postura del actual primer ministro Boris Jhonson, aprobado por la reina Isabel II, de cerrar el parlamento británico el próximo 10 de septiembre durante más de un mes, para llevar al Reino Unido a su ruptura con la Unión Europea el próximo 31 de octubre, la ciudadanía ha reaccionado y miembros de su partido le han dado la espalda, de manera que ni tan siquiera cuenta ya con la mayoría necesaria para sacar cualquier ley adelante, al abandonar el diputado Phillip Lee, el Partido Conservador y pasarse a las filas parlamentarias de los liberales demócratas, que se manifestaba así en su comunicado para anunciar su decisión:

“Ha llegado a actuar con tal temeridad que su estrategia ya ni siquiera es conservadora.”

Una mayoría de 328 diputados, frente a 301, respaldó ayer martes una moción para debatir hoy miércoles una iniciativa legal cuyo propósito es evitar una salida de la UE sin acuerdo. Esto fue posible gracias a la rebelión de 21 diputados conservadores, a los que Johnson ha amenazado con expulsar del partido.

El primer ministro respondió anunciando que prepara la propuesta de adelantar elecciones si Westminster ganara hoy miércoles el pulso, pero para ello necesitaría dos tercios del parlamento y tal y como están las cosas esto hoy es inviable.

Hoy miércoles tras una primera votación los diputados británicos han aprobado en primera lectura la ley que impide un Brexit sin acuerdo. Un total de 329 diputados, entre los que se encuentran los “tories rebeldes”, han votado a favor de la proposición frente a 300.

Si finalmente no se cumple el objetivo de llegar a un acuerdo con la Unión Europea, la propia ley fuerza al Gobierno del Reino Unido a pedir más tiempo a la UE, lo que supondría una prórroga del 31 de octubre al 31 de enero de 2020, para seguir negociando las condiciones del divorcio con la UE

Parece que la ciudadanía y gran parte de la clase política ha decidido plantar cara a Boris Jhonson y a los promotores del Brexit.

Antecedentes

El Gobierno una vez aprobado el Brexit en el UK en el 2016, en el que participó el 72,2% de la población, invocó el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea, iniciando un proceso de dos años.

Cabe destacar que en Escocia, Irlanda del Norte y Gibraltar, además de la mayoría de Londres, predominó la opción de la permanencia en la UE.

El Brexit que debía haberse llevado a cabo el pasado 29 de marzo se postergó hasta el 31 de octubre ante la falta de acuerdo en el Parlamento británico, pues la Cámara de los Comunes negó tres veces a aprobar el pacto de la anterior primera ministra Theresa May, lo que motivó la renuncia de su puesto. Así es como llegó Boris Jhonson al 10 de Downing Street.

La derrota de May vino porque en su acuerdo con la UE se establecía lo que se conoce como “la salvaguarda irlandesa”  o “backstop” aplicable a la frontera entre Irlanda, una república independiente que forma parte de la UE, e Irlanda del Norte que pertenece al Reino Unido.

Básicamente, lo que implicaría es mantener temporalmente a Irlanda del Norte dentro de la unión aduanera y del mercado único mientras el resto de Reino Unido los abandona.

Esta salvaguarda solo debería entrar en vigor si para diciembre de 2020 no hay un acuerdo comercial entre la UE y Reino Unido.

Pero como no se establece una fecha límite para esa situación y como siempre se requeriría el visto bueno de los europeos para que se le ponga fin, hay diputados que no están de acuerdo, ya que temen que se enquiste como una situación permanente, por lo que quieren introducir un límite temporal al “backstop”, algo que la UE ha descartado.

El acuerdo que consiguió May con la UE hacía que no hubiese una frontera “dura” entre las dos Irlandas, incluso si no se llegara a un acuerdo formal en temas comerciales y de seguridad entre el Reino Unido y la UE.

Lo que se busca es evitar que tras el Brexit se instaure una frontera con controles y aduanas, lo que iría contra unos tratados de paz de hace más de dos décadas que supuso el final de un conflicto armado, a cargo del IRA, en Irlanda contra el Reino Unido.

Los defensores del Brexit piensan que el hecho de que no se controle el paso de mercancías de Irlanda del Sur a Irlanda del Norte supondría que la UE siguiese invadiendo el mercado británico, algo que precisamente es lo que pretenden evitar con el Brexit.

Es importante entender que Irlanda del Norte sufrió un sangriento conflicto entre 1968 y 1998, que enfrentó a los llamados unionistas (de religión protestante, mayoritaria en la región), partidarios de preservar los lazos con Reino Unido, y los republicanos, en su mayoría católicos, demográficamente minoritarios y partidarios de la independencia o de la integración de la provincia a la República de Irlanda.

Hace poco más de 20 años que se llegó al conocido como “Acuerdo Viernes Santo”, firmado en Belfast en 1998, con el que se consiguió poner fin a la violencia, acuerdo cuyo cumplimiento contempla como condición la ausencia de fronteras físicas en la isla. De manera que si el Reino Unido pusiera fronteras se rompería el acuerdo, a lo que hay que sumar que Irlanda del Norte en su conjunto votó permanecer en la Unión Europea, al igual que lo hiciera Escocia y el Peñón de Gibraltar.

Decidir cómo implementar el límite entre Irlanda del Norte, perteneciente al Reino Unido, y la República de Irlanda, y su funcionamiento ha sido el gran obstáculo para llegar a un acuerdo de divorcio amistoso entre UK y la UE.

La postura del actual primer ministro, Boris Jhonson, perteneciente al sector duro del Brexit, es que si la salvaguarda se eliminara del acuerdo con la UE, el legislativo sí aprobaría un acuerdo de Brexit, pero la UE se mantiene firme en esta postura. Johnson describió el acuerdo como “incompatible con la soberanía del Reino Unido” e insiste en que la salvaguarda no podía formar parte del Brexit.

El primer ministro pidió “soluciones flexibles y creativas” y “arreglos alternativos”, basados ​​en la tecnología, para evitar una frontera dura.

Al tiempo Boris Jhonson ha afirmado que con acuerdo o sin acuerdo con la UE el Brexit tendrá lugar el próximo 31 de octubre, y para ello dio un paso inaudito en el UK, y es que el 28 de agosto pidió a la Reina la aprobación de la suspensión del Parlamento del 10 de septiembre al 14 de octubre, cuando la reina inauguraría el nuevo periodo de sesiones.

Si bien es normal interrumpir las sesiones del Parlamento antes del discurso del la reina con motivo del nuevo período de sesiones, este tiempo de interrupción es el período más largo desde la Segunda Guerra Mundial. El presidente del Parlamento (speaker), John Bercow, calificó esta prolongada suspensión de las sesiones como “un ultraje constitucional” y la ciudadanía ha protestado con numerosas manifestaciones en la calle.

Boris Johnson ha colocado a la reina Isabel II en una difícil situación que hizo que muchos manifestantes se dirigieran el pasado sábado de agosto hacia Buckingham Palace demandando “parar el golpe” (stop the coup), asestado a su juicio por el primer ministro al cerrar temporalmente el Parlamento por un período tan sumamente largo. Cabe destacar que la reina no debe manifestarse políticamente, si bien algunos apuntan a señales en sus actuaciones que indican que sí está a favor del Brexit.

Ese sábado muchos manifestantes también se plantaron en las inmediaciones del 10 de Downing Street, además de desatar una ola de críticas de las altas figuras de política británica.

Hannah Jane Parkinson, periodista en The Guardian publicó un tuit con el texto:

Nunca en mi vida pensé que vería a un Primer Ministro del Reino Unido hablando en los escalones de Downing Street ahogado por los cánticos de “¡Alto al golpe!”

El laborista John McDonnell:

“Esta es la voluntad del pueblo. Gran Bretaña ha derrotado a dictadores antes. Ahora no será diferente”.

 

Un “Brexit sucio”. El Reino Unido víctima de la prueba de una nueva tecnología: el Big Data

El Brexit llegó al Reino Unido ante la pasividad de quienes no fueron a votar al referéndum celebrado el 23 de junio de 2016 y el apoyo del 51,9 por ciento de los votantes, muchos de los cuales fueron víctimas de la acción de una de las primeras utilizaciones políticas del Big Data en una campaña orquestada y dirigida por la polémica empresa Cambridge Analítica, la compañía que estaba detrás del escándalo de Facebook, acusada de utilizar datos personales de las redes sociales para enviar mensajes con información malintencionada para apoyar la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Christopher Wylie, uno de los fundadores de Cambridge Analytica (CA), acusó en marzo de 2018 ante el Parlamento británico a la consultora de reunir información de 50 millones de usuarios en Facebook a través de un cuestionario de personalidad realizado en 2014 y sugirió que los datos se usaron para influir en el resultado del referéndum británico del Brexit.

Wylie ante la comisión de Comisión de Asuntos Digitales, Cultura, Medios de Comunicación y Deportes de la Cámara de los Comunes, que investiga las supuestas ilegalidades cometidas en esa campaña, afirmó:

“Las ‘trampas’ de la campaña para salir de la Unión Europea ‘Vote Leave’ pudieron incidir en el resultado del referéndum de la UE y propiciar la victoria del Brexit.”

“Creo que es completamente razonable decir que podría haber habido un resultado diferente del referéndun, si no hubiese habido, en mi opinión, engaño.”

“Recordemos que esta es una empresa que va por el mundo socavando instituciones democráticas en todo tipo de países y les daba igual si su trabajo cumple con la legislación porque les gusta ganar.”

Wylie confirmó llegó a confirmar ante el Parlamento británico que los datos extraídos de la red social fueron la “base” sobre la que se apoyaron los algoritmos utilizados por la consultora, en el centro del escándalo por el “uso indebido” de datos de unos 50 millones de usuarios, recogidos sin su consentimiento explícito.

Finalmente el 30 de julio de este año_

Según informó el diario The Guardian, el parlamento británico confirmó que Cambridge Analytica trabajó en la campaña del referéndum del Brexit.

Si bien la tecnología del Big Data puede traer grandes ventajas para la humanidad en todos los ámbitos: salud, educación, medioambiente, servicios a la ciudadanía, etc., lo cierto es que en malas manos puede producir efectos terribles.

Cabe recordar que otros personajes políticos que han hecho un uso no ético de ella han sido Trump o Bolsonaro. Parece que el Big Data se ha convertido en una arma que la ultraderecha del mundo la utilizó por primera vez en el Reino Unido  y pilló desprevenido a la ciudadanía que no estaba preparada para utilizar adecuadamente Internet y las redes sociales, de manera que cayó en su trampa de desinformación.

El uso perverso de la tecnología del Big Data y de las redes sociales nos trajo el Brexit bajo una campaña de desinformación con efecto de manipulación, sobre la ciudadanía del Reino Unido para promover su divorcio de la Unión Europea.

Esta operación de obnubilación por fin parece tener respuesta.  La ciudadanía ha despertado, y junto a una parte de la clase política está dispuesta a luchar para no dejarse doblegar ante personajes de paja teledirigidos por oscuros intereses.

Viñeta

-Pues tenías razón... Así acabamos antes. (Viñeta Lope)

-Pues tenías razón… Así acabamos antes. (Viñeta Lope)

Ver más

#StopTheCoup

lavanguardia.com La ley para impedir un Brexit duro supera la primera votación 04-09-2019

elpais.com El Parlamento británico aprueba en primera lectura la ley que impide un Brexit sin acuerdo 04-09-2019

elconfidencial.com El Parlamento supera el primer escollo para retrasar el Brexit ‘duro’ de Johnson 04-09-2019

elpais.com El Parlamento asesta un golpe letal a la estrategia del Brexit de Johnson 4-09-2019

elpais.com Brexit: qué puede pasar tras la ruptura de la gobernabilidad 4-09-2019

bbc.com Brexit: “Una amenaza a la democracia”, las duras reacciones a la decisión de Boris Johnson de pedir la suspensión del Parlamento británico 28-08-2019

elindependiente.com La Reina, en el laberinto del Brexit 1-09-2019

bbc.com Brexit: “Una amenaza a la democracia”, las duras reacciones a la decisión de Boris Johnson de pedir la suspensión del Parlamento británico 28-08-2019

bbc.com Brexit: qué significa que la reina Isabel II haya aprobado la petición de Boris Johnson de suspender el Parlamento británico 28-08-2019

bbc.com Brexit: la condición de Boris Johnson, primer ministro de Reino Unido, para no irse de la Unión Europea sin acuerdo 20-08-2019

Youtube BBC NEWS Brexit: por qué es tan polémica la suspensión del Parlamento británico 29-08-2019

bbc.com Brexit: qué es el backstop o salvaguarda irlandesa, la polémica política sobre las fronteras de Irlanda que se convirtió en el principal obstáculo para la salida de Reino Unido de la UE 13-03-2019

lavoz.com.ar “El Brexit no habría sucedido sin Cambridge Analytica”, dijo el denunciante del caso que complica a Facebook 27-03-2018

theguardian.com Cambridge Analytica did work for Leave. EU, emails confirm 31-07-2019

Wikipedia Macrodatos (Big Data)

eldiario.es El Brexit y la batalla por el Big Data y por la democracia 16-04-2017

Wikipedia Referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea

bbc.com Brexit

Tuits y posts