Tiempo de lectura: 3 minutos
VIOLENCIA BIEN GESTIONADA. VIOLENCIA MAL GESTIONADA (Viñeta de Tres)

VIOLENCIA BIEN GESTIONADA. VIOLENCIA MAL GESTIONADA (Viñeta de Tres)

 

Viñeta y texto de Tres – @satirizina

 

Las manifestaciones por la puesta en libertad del cantante Pablo Hasél se han convertido en protestas por la liberta de expresión, contra la brutalidad policial, y para canalizar la rabia de la jjuventud señalada, confinada y sin demasiado futuro.
 
 
 

Hace 10 días los Mossos d’Esquadra irrumpían de madrugada en el rectorado de la Universidad de Lleida para detener al rapero Pablo Hasél. En 2014 el rapero fue condenado a 2 años de cárcel por enaltecer a ETA, Terra Lliure o los Grapo en sus canciones, esta sentencia quedó suspendida. Pero una nueva sentencia firme del 2018 con multas por injuriar a la Corona ya Instituciones del Estado y una condena a 9 meses y 1 día de prisión por enaltecimiento del terrorismo, con los antecedentes de la condena anterior, la ha llevado a la prisión. Bueno, no. En la cárcel lo llevaron por la fuerza a los Mossos, ya lo he dicho.

Hemos ido descubriendo que Pablo Hasél tampoco es que sea un santo, pero tiene derecho a expresarse con el mal gusto que él considere sin que ello le suponga la privación de libertad. Y su caso se suma a otros casos polémicos como el exilio de en Valtònyc, la detención de titiriteros, el juicio a César Strawberry o el caso de la Cassandra Vera por los tuits sobre Carrero Blanco.

Una semana y pico después los disturbios seguían en Barcelona con una intensidad variable, pero el tema ya no iba de Pablo Hasél. Las protestas se han ido enrareciendo y han mutado en protestas por la libertad de expresión, contra la brutalidad policial, por los mismos encarcelamientos que se han ido sucediendo estos días o, simplemente, como una vía para canalizar la rabia de la juventud señalada, confinada y sin demasiado futuro.

Y sí, señores de Atresmedia Corporación, está claro que hay violencia en las calles y que algunos manifestantes queman contenedores, revientan tiendas caras y roban lo que encuentran. E, incluso, podría ser que estos jóvenes lo hicieran solo para salir de casa. Pero parece que la precariedad de los riders, los desahucios nocturnos o los “senyoros babosos” sean una violencia más tolerable y qué quieres que te diga… La violencia estructural al sistema en el que vivimos es menos espectacular que el fuego y las barricadas, eso si.

Y que conste que yo soy el primer cobarde de orden al que no le conviene que queme nada, que aparco la moto en la calle.

 

Vídeo

Youtube. La juventud protesta: “No solo es Pablo Hasél, es también el 40% de paro”

 

Ver más

eldiario.es Hastío social y violencia: a propósito de Pablo Hasel 23-02-2021

publico.es Las peticiones de libertad para Pablo Hasél llegan a Bruselas 23-02-2021

publico.es La juventud protesta: “No solo es Pablo Hasél, es también el 40% de paro” 25-02-2021

nuevatribuna.es Caso Hasel: ¿hacen falta menos policías y más psiquiatras? 24-02-2021

publico.es Incidentes en la octava noche de protestas en Barcelona por el encarcelamiento de Hasél 23-02-2021

publico.es Los otros Pablo Hasél o las vidas que hay detrás de la caza de brujas 19-02-2021

publico.es Más de 500 trabajadores de las universidades catalanas firman un manifiesto por la libertad de expresión tras la detención de Hasél 24-02-2021

lavanguardia.com La Policía detiene a dos personas por agredir a una agente en los altercados en favor de Hasél 26-02-2021

lavangaurdia.com Hasél escribe desde la cárcel: “Arden las calles porque antes nos quemaron” 25-02-2021

elplural.com El Ministerio de Justicia propone no penar con cárcel los delitos relacionados con la libertad de expresión 08-02-2021

 

Artículos relacionados en LA-POLITICA.COM

Se extienden las protestas en toda España por la entrada en prisión del cantante de rap Pablo Hasél

¿Se convertirá el Reino de España en el primer país de la UE en llevar a prisión a un cantante de rap? Escucha la canción “Juan Carlos el bobón” de Pablo Hasél y juzga tú mismo si son injurias contra la Corona

Sigue siendo un cachondeo