Maltratos. (Viñeta de Lex)

Maltratos. (Viñeta de Lex)

 

Viñeta de Lex – @LLexadas

Artículo Francisca García Algarra – @yott17

 

En la España más negra, analfabeta y no tanto, germen de maltratos en distintos ámbitos, machista y misógina; parte de los ciudadanos, con la maligna excusa de la tradición que, dicho sea de paso, no conocen porque solo leen las señales de tráfico, resulta que se han encaprichado malvadamente de querer torturar y asesinar a un toro.

Alguna de las formas más certeras que los humanos tenemos para definirnos y retratarnos, son los enemigos que elegimos y las causas por las que luchamos.

Ahí no existe lugar a dudas, somos el significado de cada razón por la que peleamos, y de todas nuestras sinrazones.

El carácter es la educación del temperamento, mas no hay fortaleza de carácter si no hemos sometido al temperamento a un análisis racional que controle, adecuándose a la realidad, aquellas irracionalidades destructivas y caprichosas que tenemos.

En definitiva, en eso consiste madurar.

O eso o la histeria, por ejemplo.

En la España más negra, analfabeta y no tanto, germen de maltratos en distintos ámbitos, machista y misógina; parte de los ciudadanos, con la maligna excusa de la tradición que, dicho sea de paso, no conocen porque solo leen las señales de tráfico, resulta que se han encaprichado malvadamente de querer torturar y asesinar a un toro.

En la pataleta manifiestan que este crimen con saña es lo mejor de su idiosincrasia y su mayor diversión anual como “fiesta” popular.

Toma ya.

Qué será lo peor.

Para mayor honor y culto a la inteligencia, sale un dr. Freud rural y gruñe algo así como que la violencia, inmanente en los del terruño, hay que ejercerla sobre un animal para que no la sufran después las mujeres.

Hasta un neardenthal sería menos misógino.

Los gorilas en la niebla selvática son, desde luego, más amorosos e igualitarios.

No digamos un perro, que es el amor y la ternura incondicional con patas.

Quien proyecta su odio hacia las mujeres, las envidia mucho.

Todo este revuelo de azadones se ha producido porque la autoridad manda ahora que la muerte del pobre toro, medio infartado ya de barbarie, se produzca en “intimidad” con sus verdugos.

Qué gran corazón alargar su agonía…

Este es uno de los muchos ejemplos en pueblos de España.

Pero como los animales “no sufren”, esa es la mentira que argumentan todos los matarifes y torturadores, esa subespecie que intenta ocultar la gran verdad: los que no sufren son ellos, nacidos sádicos que se divierten con ver correr sangre y lamentos ajenos.

Los maltratadores de animales, también lo son de su pareja y sus hijos.

Esto de las “tradiciones” se estira hasta lo psicótico.

Tradición era o es, quemar mujeres y hombres en la hoguera, masacrarlos en un potro de torturas, lapidar a una hija, correr por las calles al cornudo o al tonto del pueblo, bañarse en sangre de vírgenes, cortar la lengua a los mentirosos y las manos a los ladrones (qué sería de los políticos), pegar a las mujeres y matarlas…

La Inquisición española nos dejó un florido elenco de tradiciones, a cual más imaginativa.

Se da la circunstancia de que a los fascistas les gusta especialmente ver la agonía de un noble animal, no es de extrañar, ya que durante la Guerra Civil, toreros conocidos y asesinos, lo hacían con los rojos.

El Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, en un alarde de suprema inteligencia y sensibilidad al límite, nos va a quitar el dinero al resto de contribuyentes, para dárselo a los criminales que se forran desangrando toros.

Todos misóginos y llenos de odio, los que pagan y los que cobran; porque eso a lo que llaman arte los catetos, es la fiesta del macho asesino.

Y es que al fascismo le priva la muerte y el sufrimiento ajeno, exterminan ancianos, luego toros… ¿Qué será lo siguiente?

¿Mujeres maltratadas a la hoguera porque no estaba buena la cena?

Dan asco y son cobardes los que se miden con un indefenso y aterrorizado animal, al que clavan lanzas en hordas enloquecidas de rabia y propias de siglos de inmunda oscuridad.

Hay que elegir gobiernos que protejan a los animales y castiguen dura y ejemplarmente a quien lo incumpla.

Los gobiernos que, a través del dinero de nuestros impuestos, perpetren y mantengan carnicerías, que caigan; porque además de robarnos para gastarlo en sus sádicos divertimentos, no respetan al segmento de población que ama a los animales, cada vez mayor y mejor preparado.

Son los mismos desalmados que están destruyendo nuestro planeta por sus espurios intereses económicos, que a nadie más benefician.

NO EN MI NOMBRE.

NI CON MI VOTO.

 

TOREAR A LOS TOROS ES LO OPUESTO A AMARLOS. (Viñeta de Lex)

TOREAR A LOS TOROS ES LO OPUESTO A AMARLOS. (Viñeta de Lex)

 

Artículos relacionados en LA-POLITICA.COM

La fiesta de los perros

 

Libros

BAHIA DE UN CUERPO - FRANCISCA GARCIA ALGARRA - 3Bahía de un cuerpo

Francisca García Algarra.

En las templadas orillas de los cuerpos, de cada cuerpo, tienen su morada los deseos.
Es un espacio invisible y luminoso, donde se despierta de un sueño; donde el propio sueño es el único camino para llegar hasta él.
Un cuerpo se olvida en otro, por ello no existe mayor esperanza que la de olvidar.
Cuerpos anhelados, distantes, indiferentes; anudando día tras día su núbil consistencia, su momentánea eternidad.
Sueñan la verdad que más tarde no recuerdan.
La vida entera agotarán después buscándola.
Conscientes en ocasiones de su inconsciencia, repetirán una y otra vez los signos que les devuelvan al primer hechizo, el don de ser.
Somos el cuerpo que pensamos, y el que sin pensar, en la ráfaga de un instante dejamos de ser.
La única guarida que nos cobija, el único abandono que podemos evitar.
El tiempo procede de un cuerpo, y en él se agota.
Allí, donde el corazón tiembla, llora y ríe; fin y principio de su provisionalidad.

Si te gustan los artículos de Francisca G. Algarra, seguro que te encantará su libro 😉

Puedes comprar el libro enviando un email a: 62fga62ARROBAgmail.com

 

 

**Sobre derechos de reproducción de las viñetas y los artículos.