Viñeta El Koko – @Elkokoparrilla y Elarruga – Facebook

Artículo de Simone Renn – @SimoneRenn

 

Trump quiere volver a la prepotencia de Estados Unidos, Johnson a la época de las colonias, Bolsonaro a la de los grandes terratenientes y Abascal a los tiempos del franquismo.

En el siglo XX Mussolini abre la veda del fascismo en Europa en 1922, Salazar hace lo suyo en Portugal en 1932 y Hitler crea su propia versión con el nazismo cuando alcanza el poder en 1933 en Alemania.

Franco se envalentona en 1936 porque se sabe apoyado por Hitler, Mussolini y Salazar y monta junto a aquellos militares africanistas rebeldes a la República, los monarquistas, los falangistas y tipos sin escrúpulos como el banquero Juan March, la cruenta Guerra Civil Española que daría como resultado la dictadura franquista y supondría el reducto fascista del mundo, una vez caídos Hitler y Mussolini en la II Guerra Mundial.

Conviene recordar esta parte de la historia del siglo XX, porque la locura y la estupidez son contagiosas, y suele ser utilizada por intereses de terceros, a los que como siempre les mueve intereses económicos muy alejados de los intereses de la inmensa mayoría de la ciudadanía, a la que engañan y ocultan la verdad bajo banderas y discursos enardecidos de odio hacia quienes habitualmente no tienen la culpa del malestar que sufre el pueblo, pero que cumplen con el objetivo de la cúpula dirigente. Vamos, que al igual que hacen los magos, nos distraen con sus trucos baratos y sucios, que no artísticos como el de los profesionales de la fantasía, para poder hacer de las suyas.

Pues bien, aquí tenemos ahora la segunda ola fascista en pleno siglo XXI con una serie de sujetos que en lugar de utilizar la fuerza para doblegarnos, han aprendido a utilizar las armas de este siglo “los datos”, las “redes sociales” y la desinformación para intentar conseguirlo.

Lo de repetir una mentira mil veces para que parezca una verdad ya lo inventó Goebbels, el ministro para la Ilustración Pública y Propaganda del Tercer Reich, que fue la pieza clave para que Hitler alcanzase el poder en Alemania. Goebbels utilizó la radio y el cine para lanzar sus mensajes de odio a un pueblo que se encontraba en una situación de desesperanza, a través de un gran orador como era Hitler.

Hoy títeres como Trump, asediado por hasta 17 investigaciones -desde las relacionadas con sus negocios a las de su posible vinculación con el Kremlin, Johnson propulsor de un Brexit sucio en el que se hizo un uso perverso del la tecnología Big Data para engañar a la ciudadanía con campañas de desinformación, o Bolsonaro al que no le tiembla la mano al promover la deforestación de la Amazonia, son utilizados por intereses económicos de terceros que hacen del racismo, el machismo, la xenofobia y el negacionismo del cambio climático sus ejes políticos para enmascarar sus verdaderos intereses.

La estupidez es terriblemente contagiosa y en esta infla de la ultraderecha hemos tenido que escuchar al más puro estilo Trump, como el líder de Vox recientemente proponía por ejemplo que Marruecos hiciera un muro en sus fronteras con Ceuta y Melilla y que fuera pagado por los marroquíes, además de por supuesto negar el cambio climático y cargar contra el feminismo y el colectivo LGTBI.

En su última gran aportación hemos tenido que escuchar esta semana la ingeniosa idea de Vox en Murcia, de proteger la caza de pájaros por su canto, una práctica sancionada desde la UE, Estas son las grandes ideas de la ultraderecha, encerrar a los pobres pájaros.

Muros y jaulas, las soluciones de los que no saben utilizar sus neuronas para nada creativo y positivo.

Otro de los mantras de la ultraderecha es que los tiempos pasados fueron mejores y que hay que volver a ellos.

Trump quiere volver a la prepotencia de Estados Unidos, Johnson a la época de las colonias, Bolsonaro a la de los grandes terratenientes y Abascal a los tiempos del franquismo. Tiempos que tan solo fueron buenos para una minoría elitista que tenía esclavizada a la inmensa mayoría del pueblo y que nos quieren vender como épocas doradas.

La ultraderecha utiliza frases racistas, xenófobas, machistas o violentas con las que consiguen satisfacer a sus adeptos y que se hable de ellos más que de sus rivales, de manera que no nos ocupemos de lo que verdaderamente importa.

Si la ultraderecha nos quiere “desinformar” es hora de poner claro sobre oscuro y no cansarnos de desmentir todas las barbaridades que crean y se encargan de divulgar con herramientas tecnológicas del siglo XXI, para eso sí que les interesa el siglo XXI.

Es tiempo de estar preparados, bien informados, desmentir y no dejarnos amedrentar para que unos privilegiados, locos por el egocentrismo, rijan nuestras vidas y la del planeta.

Es tiempo de “Make humanity and the planet finally great”.

Algunas frases de Trump.  Ese “señor” presidente de Estados Unidos

“Podría disparar a gente en la Quinta Avenida y no perdería votos.”

“Restablecería el ahogamiento simulado para los sospechosos de terrorismo.”

“Pido el bloqueo completo y total a la entrada de musulmanes en EEUU.”

“Este es un país en el que hablamos inglés, no español.”

“Cuando eres una estrella puedes hacer cualquier cosa. Agarrarlas por el coño, lo que quieras.”

Viñeta

"MAKE AMERICA GREAT AGAIN" (Viñeta de Elkoko y Elarruga)

“MAKE AMERICA GREAT AGAIN” (Viñeta de Elkoko y Elarruga)

Ver más

huffingtonpost.es Abascal copia a Trump para su última barbaridad y plantea que Marruecos pague un muro en Ceuta y Melilla 29-03-2019

eldiario.es Vox Murcia pide proteger la caza de pájaros por su canto, una práctica sancionada desde la UE 10-09-2019

eldiario.es Las frases más salvajes del presidente Donald Trump 9-11-2016

eldiario.es Una barbaridad “racista” e “inaceptable”: los nuevos ataques de Trump provocan reacciones más allá de EEUU 15-07-2019

Tuits y posts