Viñeta de Artsenal – @ARTSENALJH

Artículo de Beli – @Belentejuelas

 

Desde hace un tiempo, tenemos en este país un partido de color naranja que ha institucionalizado el hecho de montar pollos.

Conocen perfectamente el poder de aparecer en los medios y lo usan de una forma estratégica y sobredimensionada.

Mienten y tergiversan las realidades para ser las víctimas de un sistema que los mancilla con sus acciones.

Cuando los ciudadanos de a pie, en conversaciones privadas hacemos referencia a “montar un pollo”, estamos dado a entender que alguien ha sobrepasado los límites de las relaciones normales entre personas y ha llevado una discusión un pasito más allá, sobre todo porque es una situación injustificada.

Desde hace un tiempo, tenemos en este país un partido de color naranja que ha institucionalizado el hecho de montar pollos.

C´s es un partido legal que tiene actualmente 57 escaños en el Congreso de los Diputados. Desde el minuto uno tras el recuento, su líder, Albert Rivera se erigió a sí mismo como líder de la oposición, obviando los resultados del PP, que no es que me importe mucho, pero numéricamente son superiores. Su afán de protagonismo está tan crecido que intentó por todos los medios subestimar la figura del que es su amigo natural, pero al que le gustaría ver el último lugar del podio derechista, cegado por la luz que su figura desprende.

Desde sus inicios, diputados, líderes y simpatizantes del partido, han dado siempre mucha cancha a periodistas y sociedad en general, por frases o comentarios que de una forma u otra escandalizaban al personal. No se pueden olvidar frases míticas de Arcadi Espada sobre las personas con Síndrome de Down y los costes que su vida y tratamiento suponen para las arcas públicas. Y qué decir del indescriptible Toni Cantó.

C´s tiene entre sus filas también a Juan Carlos Girauta que, vuelca en las RRSS algunas perlas como la respuesta que le dio a una tuitera, afirmando que su cuerpo no podía parir ni gestar pero si legislar sobre el de las mujeres.

Desde la retirada de lazos amarillos por las calles de Cataluña, de sus airados debates en el parlamento catalán, tirando de su más que demostrada españolidad, C´s se ha caracterizado por ser el partido de las exageraciones públicas.

Inés Arrimadas es especialista en mostrar su pose más arrabalera para después ir pidiendo institucionalmente la cabeza de todo dios.

El último pollo monumental ha sucedido en la marcha del día del Orgullo LGTBI. Los miembros del partido naranja, se presentaron en la marcha con cara de legítimos activistas pro derechos de los homosexuales, con sus correspondientes pegatinas y banderas cual luchadores sociales natos, cuando están sentados en muchas mesas de negociación para formar gobiernos con los líderes de la extrema derecha, que califican a los homosexuales como enfermos dignos de reinserción social y curas de última generación.

Tras el espectáculo de la mentira y la descalificación a los activistas que sí estaban en la marcha legitimados por la reclamación de sus derechos, los miembros de la comitiva naranja, han puesto en marcha la apisonadora mediática a la que nos tienen acostumbrados. Exigen, en la portada de todos los medios a su alcance, responsabilidades políticas como la dimisión del ministro en funciones Grande Marlaska; tachan de falsedades los informes policiales que desmienten que los hechos sucedieran como ellos narran incansablemente y solicitan al gobierno sanchista que ponga fin a la caza de brujas a la que son sometidos los días pares e impares.

La naranja mecánica (sé que este es el nombre que se le da a la selección holandesa de fútbol, pero me vais a permitir el simil literario) está especializada en mostrarse como los salvapatrias profesionales. Están en este mundo para abrir los ojos de los ciegos que no queremos ver que ellos traen, cual bebé encargado y comprado en Ucrania como buenos defensores de los surropapis que son, un pan debajo del brazo, al que en días buenos añaden también el chorizo.

Especializados en ir a lugares donde saben de antemano que no van a ser bien recibidos como paso en el País Vasco, se ponen el escudo de la libertad y se presentan allí donde más daño pueden hacer.
Buscar la fotografía que haga que un político se mantenga en primeras planas durante el mayor tiempo posible, es una de las tareas intrínsecas de los gabinetes de prensa de cualquier partido. Pero en el caso de nuestros colegas naranjas, la búsqueda va mucho más allá. Nos encontramos ante un partido cuya máxima aspiración es la polémica.

Todos los días, por una causa o por otra, miembros electos o pensantes del aparato naranja, se proponen una meta. Plantarse con su verborrea libertaria y escupir sobre los ciudadanos toda la retahíla de proposiciones que llevan guardadas en las alforjas y que más que propuestas son un surtidor de gasolina, que sirve para incendiar una sociedad ya de por sí dividida políticamente.

Ayudados por un grupo de periodistas que parece más dispuestos a dar alas a los pirómanos que a reflejar la realidad, Ineses, Albertes, Patricias, Begoñas y demás, insuflan en la sociedad una división ciudadana, mostrándose siempre como los buenos de la película, que cual soldado estadounidense en guerras preparadas desde la Casa Blanca, pasean por el mundo su buenrrollismo y su necesidad de ser libertadores de la patria.

Ciudadanos tiene todas las preguntas y todas las respuestas. Las cantan en todos los escenarios queramos o no escucharlas, porque su misión última y principal es demostrar que todos estamos equivocados y solo ellos poseen la llave de la sabiduría social.

Vascos, gallegos y catalanes, homosexuales y lesbianas, feministas en general, desde su punto de vista, estamos puestos por las instituciones en cada esquina, para fraccionar su espíritu neoliberal de mesías políticos, que traen la buena nueva para buenaventura de todos los pobladores de esta nuestra pequeña patria.

Sus intenciones verdaderas, están solapadas por su patriotismo. Ocupar cargos públicos, poner cordones sanitarios al resto de partidos para quedar siempre por encima en un alarde de superioridad, de la que mira al otro por encima del hombro aunque le necesite como el comer, son parte de su estrategia política.

Salir en la foto con los que gobiernan o con los que pretenden gobernar, rebaja su imagen de socialdemocrátas. Pero hacerlo lo hacen. Se dan la mano con la escoria política, pero eso sí, de tapadillo. Incluso cuando el fichaje estrella de la temporada se muestra contrario a las políticas que llevan a cabo, como fue el caso de Manuel Valls y su posición en el ayuntamiento de Barcelona y en general, al apoyo que ofrecen a partidos con clarísimos principios de neofascismo, ellos son capaces de dar la vuelta a la tortilla con un doble mortal hacia atrás y separarse de las declaraciones francesas, para si es posible quedar por encima.

Todo en ellos es fachada (con las acepciones propias de la palabra). Su política neoliberal, conservadora y profundamente capitalista está envuelta en un halo de gestión mediática como vía para ser nombrados a diario en periódicos y televisiones. Conocen perfectamente el poder de aparecer en los medios y lo usan de una forma estratégica y sobredimensionada.

Tener la cintura flexible para esquivar los golpes a los que son sometidos, no solo por su política incendiaria sino también por sus posiciones reaccionarias es otra de sus virtudes. C´s no pacta con la derecha más franquista, se acerca. No sale en la foto de Colón colocados a su lado porque así han posado, es que los de Abascal se arriman. No firman acuerdos de gobierno con la ultraderecha. Ellos firman con el PP y el PP con Vox. Que no es lo mismo, aunque el resultado sea que están los tres partidos colocados en el mismo lado de la sociedad.

Ellos defienden derechos inalienables del ser humano, como es el deseo a formar una familia. No están en contra de las mujeres a las que toman como hornos humanos fabricando bebés elegidos por catálogo (palabras de Miguel Bosé, que aunque no me lo ha dicho personalmente estoy segura que su voto es más naranja que otra cosa). Ellos inventan problemáticas lingüísticas en las CCAA para aclarar que si algo son, es castellano practicantes. Insultan la cultura y la diversidad de este país desde las tribunas de los parlamentos para que toda su imagen tenga esa españolidad más profunda, con un toque de modernidad siglo XXI totalmente prefabricada.

Son así. Son surtidores de gasolina con piernas que abren la espita a la primera de cambio para preparar un incendio mediático donde no lo hay. Mienten y tergiversan las realidades para ser las víctimas de un sistema que los mancilla con sus acciones. C´s son los primos chupones que cada familia tiene, que te piden algo mientras te están acuchillando por la espalda, están hablando mal de la vecina de arriba y utilizarán tu favor para ayudar a tus enemigos.

Viñeta

¡Vamos! Montemos un buen pollo. ¡Fascistas! ¡Golpistas! ¡Etarras! (Viñeta Artsenal)

¡Vamos! Montemos un buen pollo. ¡Fascistas! ¡Golpistas! ¡Etarras! (Viñeta Artsenal)

Ver más

publico.es Arrimadas intenta un «show victimista» durante el Orgullo… Y las redes no dan crédito 7-07-2019

infolibre.es Juristas observan en la denuncia de Cs por el Orgullo un objetivo “más mediático que penal” 11-07-2019

eldiario.es Ciudadanos incluye ‘memes’ sobre Arrimadas en su denuncia y atribuye la “acción violenta” a un grupo organizado 10-07-2019

elperiodico.com Marlaska defiende el informe del Orgullo y vuelve a criticar a Ciudadanos por su relación con Vox 11-07-2019

eldiario.es Ciudadanos se desmarca de Valls y descarta hacer alcaldesa a Colau como alternativa a Maragall 29-05-2019

eldiario.es Ciudadanos se felicita en informes internos por los titulares de prensa sobre sus visitas a Errenteria y al pueblo de Josu Ternera 7-07-2019

 

Libros de Belén Moreno

"El espejo" de Belén Moreno

El Espejo

En 1935 Leonor llega a un pequeño pueblo de Segovia para ser maestra. Lleva consigo sus libros, su ilusión y su ideología. Los acontecimientos se desbordarán irremediablemente para ella y para los demás vecinos del pueblo. Conocerá a las personas que sin quererlo ella serán decisivas para el resto de su vida. El amor, la política, el rencor, la envidia y el horror de una guerra, tomarán las riendas de la vida de todos los habitantes de Hornillos de la Sierra. Incluidas las de las generaciones futuras.

Las maestras republicanas intentaron llevar la luz de la cultura y la educación a todos los rincones más escondidos de nuestro país. Esta novela está escrita por su memoria, que no podemos olvidar; por su esfuerzo, que jamás será recompensado y por su ilusión, que es el motor de la docencia.

¿Te ha parecido interesante? Pues aquí te dejamos el enlace para poder comprarlo 😉

Tuits y posts