Véndeme tu corazón

Tiempo de lectura: 4 minutos La publicidad juega con los estereotipos manipulándolos de forma siempre en extremo conservadora, pues hasta lo aparentemente rebelde o innovador no es más que la otra cara de la misma moneda reaccionaria.