¡Willy Toledo, alabado seas!

Willy Toledo, acusado de blasfemia, en lugar de acudir al juzgado decide hacer una comparecencia pública en una parroquia, buscando quizá la asistencia de los testigos más adecuados. Lo acompañan entre otros los actores Javier Bardem y Alberto San Juan.